Siempre en toda celebración los vinos espumosos están presentes

Empecemos con el Prosecco es un vino blanco italiano, que se elabora a partir de la variedad de uvas glera, anteriormente conocidas como “ uvas prosecco”. La uva glera crece en varias regiones de Italia, pero para hacer el Prosecco tienen que proceder de las regiones de Friuli-Venezia-Giulia en el Veneto.

El Prosecco es un vino espumoso refrescante, ligero, aromático con un gusto y sabor fresco que evoca la manzana verde, la pera, el melocotón blanco y el damasco. De color amarillo tenue. Se sirve frío a una temperatura de 6 a 8 grados.

El Prosecco se realiza mediante el método Charmat, también conocido como el método italiano. Tras la elaboración del vino este se introduce en un tanque sellado presurizado para pasar por una segunda fermentación, durante la que se libera dióxido de carbono en forma de burbujas naturales.

Hay tres tipos de Prosecco según su nivel de azúcar residual: Brut, Seco y Extra Seco.

El Prosecco funciona muy bien en la coctelería y un ejemplo es el famoso Bellini del “Harry’s Bar”en Venecia. Muy fácil de hacer, con Prosecco y pulpa de durazno o melocotón. Lo ideal seria dos partes de Prosecco por cada parte del zumo de durazno o melocotón.

Un cóctel fresco es por excelencia el Aperol Spritz. Podes hacerlo con 3 partes de Prosecco , 2 partes de Aperol y 1 splash de soda. Se prepara en una copa o vaso con hielo. Se sirve primero el Prosecco, luego las dos medidas de Aperol y para finalizar colocar la soda. Remover los ingredientes.

El Cava es un vino espumoso con Denominación de Origen española que se caracteriza porque su segunda fermentación y crianza que se llevan a cabo en la misma botella, lo que le permite obtener de forma natural las burbujas, según el método tradicional.

La región, se llama Región del Cava, comprende fundamentalmente la comarca catalana del Penedes. Allí, San Sadumi de Noya es el centro de producción más importe.

Las variedades de uvas empleadas son: Macabeu, Xarel, Parellada, Morastrell y Garnacha.

El Cava debe servirse muy frío, a una temperatura de 4 grados C a 6 grados C, para captar mejor su sabor. Se aconseja enfriar en un cubo que contenga agua y hielo, no en el refrigerador, ni agregarle hielo.

Te cuento que la botella se descorcha despacio y sin ruido, para que el gas escape lentamente y de forma natural. Así evitar la formación de excesiva espuma, se usan copas, tipo flauta, estrechas y alargadas, que se inclinarán ligeramente.

La Cava combina muy bien con la mayoría de los platos. Resulta ideal en el aperitivo. Los extra brut y brut reserva pueden acompañar a todos tipos de fiambres y los semi son perfectos para todos los postres.

Champagne es un tipo de vino espumoso elaborado conforme el método champenoise en la región de Champagne, a 150 km de Paris, en el noroeste de Francia. Está protegido por una ¨denominación de origen controlada”. Si hay algo que diferencia el Champagne del resto de los espumosos es su procedencia. Se trata de la región vinícola de calidad que se encuentra más al norte, con una temperatura media anual que apenas supera los 10 grados. Estas condiciones dotan de una frescura, finura y elegancia al Champagne. Otra de las grandes características que hacen tan especial al Champagne son los suelos en los que se ubican los viñedos, principalmente suelos calcáreos.

La elaboración del Champagne se hace con variedades tintas la Pinot Noir y la Meunier y una variedad blanca, la Chardonnay.

La temperatura de consumo del Champagne es muy importante, lo idóneo es servirlo entre 6 y 8 grados para los Champagne más jóvenes y en torno a 10 grados para los Champagnes más maduros. Es una bebida energética ideal para servir en fiestas por su intenso y delicado aroma y por la refrescante sensación en el paladar.

Cócteles elaborados con champagne

Black Velvet, elaborado a partes iguales con cerveza y champagne.

Kir Royal, con champagne o cava Brut y Cassis un licor de Grosellas.

Mimosa, con champagne o cava y el zumo de naranja

Agua de Valencia: ­medio L. de zumo de naranja, medio L. de cava o champagne, 6 cl. de ginebra, 6 cl. de vodka, azúcar a gusto.

Se vierte el zumo de naranja, la ginebra y el vodka. Luego el azúcar, remover, añadiremos el medio litro de cava o champagne y volvemos a remover para mezclar todos los ingredientes. Ultimo paso, verter todo el contenido en una jarra y añadirle unas cinco rodajas de naranjas de Valencia y así terminar de decorar nuestra deliciosa bebida.

Fuente: 

Algunas recetas con Vino Espumoso