Terremoto, una tradición Chilena

“Terremoto”, una tradición chilena

Antes de despedirme de Santiago de Chile, algunas amigas me invitaron, a probar el coctel llamado “Terremoto”. Realmente me sorprendió la rapidez y la facilidad con que nos sirvieron y la sencillez y la peculiaridad del lugar. Les cuento que fuimos muy cuidadosas a la hora de probar, porque teníamos seguir todavía con nuestras actividades de la tarde. Llegarnos muy cerca del reconocido mercado Central, en un lugar muy pintoresco. Un espacio popular, frecuentado por parroquianos y extranjeros. Todos disfrutando el momento y la sabrosa bebida. Una cantina de antaño, donde hacen el mejor “Terremoto” de la ciudad, o al menos uno de los más conocidos, según mis amigas. Un coctel tradicional chileno, inventado después del terremoto ocurrido en 1985, y muy consumido durante las fiestas patrias, que son en septiembre. “Terremoto” es un coctel dulce y suave en apariencia, pero que deja a muchos con una gran borrachera. Te puede dejar como si estuvieses temblando, a esto se le debe su característico nombre. Es un trago refrescante y con un toque dulzón. La bebida se compone de vino pipeño o vino blanco artesanal y helado de piña (ananá), al que se le agrega: el clásico con fernet, o el dulce con granadina. Según su tamaño se le conoce por diferentes nombres: Cuando se sirve en un vaso (de aproximadamente 400ml) se le conoce como Terremoto. Cuando se sirve en una jarra de gran tamaño se le conoce como Cataclismo La repetición del trago en un vaso pequeño se le conoce como Replica. Tomar en único vaso pequeño, se le conoce como Temblor. El “Terremoto” se sirve en un vaso, con tres a cinco cucharadas de helado de piña, se le agrega el vino pipeño o blanco hasta casi al tope y se le agrega fernet o granadina, según el gusto del consumidor. Se revuelve bien hasta mezclar todo, y ya está listo. Si aún no lo conocen, no pierdan la experiencia de degustar, este tradicional trago chileno.

Fuente: Carolina Munzi