Cosas sobre el Champagne

El Champagne es una bebida burbujeante que encaja muy bien en toda ocasión. Puede acompañar

perfectamente comidas, postres y como aperitivo es una buena opción. El Champagne se debe degustar a 8 grados en boca. Si es más frio perdemos burbujas y aromas. Si tiene más temperatura aumenta la espuma en exceso y se arruinan los aromas. Conviene servirlo dos o tres grados por debajo de la temperatura de degustación.

Para mantener la temperatura de la botella la forma ideal de hacerlo es con una cubetera. Se introduce primero la botella luego el hielo y finalmente dos tercios de agua. En la cubetera se coloca solamente una botella para mantener una temperatura adecuada. Nunca hay que colocar la botella de Champagne en el freezer.

Otra bebida fría podría ser el Sorrel Wine o lengua de vaca, planta de la isla de Jamaica, que tiene un sabor a limón. Una hierba que se combina bien con especias. Este trago se prepara con Sorrel y se le añade clavo de olor, jengibre, ron blanco y mucho hielo.

 

 

Para abrir una botella de Champagne se la inclina unos 45 grados y se gira la botella en lugar del corcho. Se sirve en una copa de vino blanco, un poco ancha en el fondo y con una boca más cerrada. Si prefieres lo clásico, sírvelo en una copa tipo flauta o tulipa, alargadas y cerradas en la parte superior. En las dos diferentes copas veras como ascienden las burbujas. La burbuja del Champagne tiene que ser fina y cuanto más homogénea es la línea de subida de la burbuja mejor.

Los Champagne Nature son los más secos, contienen menos de 3 gramos de azúcar por litro. El Extra Brut hasta 6 gramos de azúcar por litro. El Brut con hasta 12 gramos por litro.

Los grandes formatos de Champagne son aquellas botellas que nos llaman mucho la atención. Algunos consideran que solo son usadas para ostentación, tal vez en algunos casos sea cierto. Pero lo único cierto: “es un lujo”. Estas grandes botellas son utilizadas en fiestas y reuniones con muchos invitados. En vez de usar varias botellas se recurre a estos grandes formatos. El Magnum equivale a dos botellas y de él se sirven 12 copas. El Jeroboam contiene 3 litros, que es el equivalente a cuatro botellas y 24 copas. Finalmente, la botella más grande de todas es la llamada Mathusalem que contiene seis litros y se llenan 48 copas.

Recuerda tener una botella de Champagne en la nevera para compartir con quien quieras.

 

#todosjuntospodemos

¡Hasta la vista!

Por: @CarolinaMunzi