¡Que paquetería, un cierre de cristal!

Hoy escuchando una charla en Instagram, sobre vinos, etiquetas y comunicación. Me sorprendí con una botella de vino rosado que Inés mostró durante la charla. La particularidad de la botella que llamó mi atención fue su cierre, ¡un tapón de cristal!

Me enteré así, que es la última innovación en el mundo. La bodega argentina, Susana Balbo, es la primera en Sudamérica que ha optado en utilizar un tapón de cristal. El cristal es un material asociado al lujo y a los vinos premium. Lo que me sorprende es su belleza y diseño. Elaborado con cristal de Bohemia. Este cierre da a la marca un cierto estilo y convierte un producto en un artículo de lujo.

Las ventajas que ofrece el tapón de cristal en su utilización:

Busca eliminar el riesgo de contaminación por TCA (tricloroanisol). Si un tapón de un corcho no es cuidadosamente preservado, se puede producir una interacción entre derivado de cloro y un hongo que da como resultado un olor desagradable.

Garantiza un bajo impacto de oxígeno. Se conservan los sabores y los aromas por lo tanto no altera el sabor del vino. El tapón tiene un cierre neutro, sin sabor, sólido y seguro. 100% reciclable. Disponible endiferentes colores y admite además personalización en relieve. Y finalmente permite su apertura fácilmente.

Los expertos encuentran dos inconvenientes: el precio que es bastante alto y el otro es que no se conocen aún su resultado en los vinos que envejecen en botella. El grupo checo especializado en cristalería industrial y artística, son quienes fabrican este tapón reciclable llamado Vinolok.

En Europa y Estados Unidos ya hay varias bodegas que utilizan este sistema de cierre. El 80% de su mercado lo utilizan los vinos rosados y los biológicos. ¡Me encantaría este regalito!

#todosjuntospodemos

¡Hasta la vista!

 

Por: @CarolinaMunzi

#QuedateEnCasa