Flor de Caña: La Historia de un Ron Añejado a la Sombra de un Volcán Activo

Flor de Caña: La Historia de un Ron Añejado a la Sombra de un Volcán Activo

 

La historia de Flor de Caña comenzó en 1875 cuando Alfredo Francisco Pellas Canessa, un joven aventurero de Genova, Italia, decide arriesgar todo dejando atrás a su familia y las comodidades del viejo continente para viajar al exótico país de Nicaragua.

Inicialmente, durante la Fiebre del Oro, invierte en una ruta de barcos de vapor más corta y segura para transportar pasajeros y bienes de la costa este de EE.UU. a la costa oeste, atravesando Nicaragua. Esta ruta fue un gran éxito, pero al conocerse la noticia de la construcción del Canal de Panamá y de un ferrocarril de costa a costa en EE.UU., Alfredo Francisco decide que es momento de iniciar una nueva aventura.

En 1890, descubre la ubicación perfecta para fundar la destilería Flor de Caña, justo a la sombra del volcán San Cristóbal, el más alto y activo de Nicaragua. La fertilidad de sus tierras, el agua enriquecida y las altas temperaturas volcánicas resultaron ser elementos claves para forjar un ron excepcional suave y con un carácter único.

Después de más de 125 años, todo el proceso de producción de Flor de Caña continúa bajo la misma custodia familiar (5 generaciones de maestría y valores familiares), alcanzando y conservando la perfección en sus rones.

Hoy en día Flor de Caña ha obtenido numerosos reconocimientos por su calidad y excelencia, incluyendo el premio al “Mejor Productor de Ron del Mundo” por la International Wine and Spirit Competition en Londres en 2017 y ser una de las primeras marcas globales de destilados en recibir la certificación de sostenibilidad Fair Trade.

 

Fuente: Ron Flor de Caña