El conejo de Pascua apareció por primera vez en una obra de Georg Franck von Frankenau llamada “Acerca de los huevos de Pascua” de 1682. Donde aparecía una liebre con una canasta con huevos decorados y dulces que iba entregando a los niños la noche antes del Domingo de Pascua. La costumbre de pintar los huevos para diferenciarlos de los frescos fue en la Edad Media. Durante la Cuaresma no se podía consumir huevos porque se los consideraba carne. Así que el día de Pascua era cuando se comían los huevos cocidos y coloridos.
El conejo de Pascua simboliza la fertilidad y la nueva vida. Estaba asociado a la diosa Ostara a quien se le dedicaba el mes de abril y el honor de las fiestas de primavera en Europa del Norte. Los primeros conejos de chocolate macizo aparecen alrededor del 1800. La tradición del conejo que esconde huevos pintados o de chocolate en las casas se sigue aun manteniendo en muchos países.
Cuenta una leyenda que un rey tenía en su corte un mago muy poderoso. Un día el mago le regaló una gallina que ponía huevos de colores. Pero como el rey era muy ambicioso le pidió al mago si la gallina podía poner huevos de oro. De esta forma el rey se hizo muy rico y era envidiado por otros reyes, por lo que temía que le robaran la gallina. Cuando el rey tenía visitas, la gallina era escondida en una jaula y sustituida. Un día el rey mandó a traer a la gallina en la jaula, pero tan solo vio un conejo blanco. El rey enojado llevó el conejo al bosque y lo abandonó. Luego mandó llamar al mago. Pero cuando le preguntó qué había pasado con la gallina y porque no la había puesto en la jaula, el mago contesto: “si, la puse, solamente me olvidé de convertirla de nuevo de conejo a gallina”. Nunca volvieron a encontrar al conejo blanco, pero a partir de ese momento los niños encontraron huevos de colores encondidos por el reino. Y de vez en cuando alguno con suerte encuentra uno de oro.
Como los niños de la leyenda, recuerdo con alegría las caritas de mis sobrinos e hijos de amigas en un domingo de Pascua. Cuanto disfrutan buscando los huevos de colores o de chocolate en el jardín y cuanto se divierten con la entretenida cacería del tesoro. Espero que en esta Pascua sigan la tradición. El domingo de Pascua algunas amigas nos juntaremos en un apetitoso almuerzo y no faltaran los huevos de colores para celebrar juntas un día especial y con gran simbolismo.
Ya tengo pensado una deliciosa bebida para recibirlas. También ustedes pueden preparar este combinado durante la comida, cena o cuando les apetezca. Se llama “Conejo de Pascua” y se necesitan estos ingredientes para una copa: 45ml de crema de cacao, 15 ml vodka, 1 cucharadita de jarabe de chocolate, 1 cucharadita de licor de cerezas y hielo picado. Colocamos la crema de cacao y el vodka en una coctelera con bastante hielo picado y sacudimos por un ratito. Luego pasamos todo a un vaso y decoramos con el jarabe de chocolate y el licor de cerezas. Una bebida que hará que mis amigas se sientan dichosas.
Un dicho latino afirma “Omne vibum ex ovo” que quiere decir “Todo lo que tiene vida procede del
huevo”. Que tengan una Feliz Pascua.
 #todosjuntospodemos

¡Hasta la vista!

Por: @CarolinaMunzi