Sin brindis ni abrazos #cuarentena

Hace unos días me impactó la noticia de un abuelo italiano de 106 años que se murió de tristeza al no poder abrazar a su familia. Era Giovanni Battista Calvi, un héroe de la segunda guerra mundial que no soportó tener el abrazo familiar a la distancia.

Muchos, como él, sentimos la falta de un beso y de un abrazo cercano.

Hasta hace poco, nos alegrábamos de reunirnos con familiares y amigos a festejar cumpleaños o fechas especiales.

Con una copa en la mano de Sidra, Fresita o Champagne nos acercábamos emocionados a abrazar y besar al o los festejados. Un hecho tan simple y agradable que disfrutábamos con alegría y que ahora nos parece tan lejano. Añoramos y valoramos esos pequeños y grandes momentos que dábamos por hecho y que de repente perdimos.

En tiempo de pandemia hacemos reuniones en forma diferente y distante. Se hacen a través de una pantalla y con la ayuda de formidables aplicaciones. De esta forma logramos ver a nuestros familiares y amigos. Las reuniones online nos brindan la posibilidad de sentirnos acompañados y a la vez acompañar.

Un momento agradable para relajarnos y disfrutar. Somos privilegiados en usar la tecnología como una nueva forma de acercamiento. Un nuevo aprendizaje que tenemos que incorporar.

¡Salud!

 

Por: @CarolinaMunzi

#QuedateEnCasa