Un slogan con sentido, Keep Walking

El conocido slogan del whisky Johnnie Walker, “Keep Wallking”, que quiere decir en inglés “sigue caminando” es un lema que tiene mucho sentido en estos momentos. En donde nos encontramos frente a una crisis sanitaria y económica por superar. Y estas dos palabras “sigue caminando” son muy motivadoras y nos invitan a seguir el camino, a seguir caminando y no quedarse quieto, a seguir hacia adelante. Y avanzar se nos propone, como una buena idea a seguir.

La historia le da un espíritu, un contenido y una identidad a la marca. John Walker fue un granjero de Escocia que, a su muerte, en 1819, dejó la granja en herencia a su hijo Johnnie de 14 años. La decisión del joven fue vender la granja y comprar una pequeña tienda decomestible. En la puerta de la tienda colgó el nombre “John Walker” en honor a su padre. Johnnie vendía de todo en su tienda, además de un whisky de poca calidad, que tenía mucha demanda debido a los fríos inviernos y a los duros trabajos de la época. Un producto que, así como se vendía no le daba mucho beneficio. Por lo tanto, decidió mezclar varios tipos de malta para poder lograr un producto de calidad y ofrecer a sus clientes un producto único. Así con esmero Johnnie creó uno de los mejores whiskys de la región. Logró un negocio mucho más rentable para su pequeña tienda e inició el camino del whisky Johnnie Walker.

La familia empezó a crecer como así su iniciativa. Compraron una gran destilería para poder mejorar su producto en suavidad y calidad. Esto hizo que ganaran premios en ferias y muestras internacionales. Para hacer que el mundo conociera su whisky, la familia convenció a capitanes de barcos cargueros de Glasgow, en Escocia, ser sus representantes dándoles una comisión por la venta de cada botella de whisky. Así lograron crear una de las primeras redes comerciales de la historia y que con el tiempo se convirtió en un fenómeno global.

En 1860 Johnnie Walker creó la botella cuadrada, fue toda una innovación y tenía como funcionalidad aumentar la capacidad de almacenaje en los barcos. La etiqueta fue colocada en diagonal, inclinada con un ángulo exacto de 24 grados, lo que permitía colocar el nombre de la marca en letras más grande, esto le otorgaba singularidad y mayor visibilidad. También permitía ser fácilmente reconocible en los anaqueles.

En 1908 el mejor ilustrador de la época, Tom Browne, durante un almuerzo con la familia Walker hizo un pequeño boceto en el reverso de una tarjeta del menú. Así nació el diseño de este moderno dandy, joven vestido a la moda, conocido como “el caminante” que se convirtió en el logo de la marca. La imagen de un elegante y refinado caballero de la época acabó de dotar a la marca del significado que tiene hoy. El compromiso de seguir avanzando y caminando para conseguir lo mejor.

Al año siguiente nacen los conocidos Johnnie Walker Black Label y Red Label, la marca empieza a identificar y diferenciar el whisky con etiquetas de diferentes colores. Posteriormente saldría al mercado Johnnie Walker Gold Label, y en 1992 la empresa lanzaría su mejor whisky, Johnnie Walker Blue Label y finalmente en 1997 el Green Label.

La ambición y la creatividad de las diferentes generaciones, han hecho de Johnnie Walker, la marca de whisky más grande en la actualidad y un símbolo de la perseverancia. “Keep Walking”. ¡No te rindas!

 

#todosjuntospodemos

¡Hasta la vista!

 

Por: @CarolinaMunzi

#QuedateEnCasa